top of page

¿QUE SUCEDE CON EL CONSUMO DE DROGAS POR PARTE DE CONGRESISTAS DE LA REPÚBLICA

Postillas de coyuntura - 011/23


Bogotá, marzo de 2023

 

Los cambios que se pretenden para mejorar nuestro país, deben arrancar desde un principio básico, en que las personas que estarán a cargo de liderarlos y visionarlos son los mejores, los más capaces, los más preparados en los temas que van a ser objeto de cambio o transformación, pero lo que hemos visto hasta este momento no es así. Por el contrario, nos presentan dudas y desconfianza


Terminando el mes de febrero fuimos testigos mudos de varios episodios sacados del mejor surrealismo colombiano liderado por nuestro nobel García Márquez, este es uno de ellos:


Escenario: Audiencia pública sobre el uso adulto del cannabis.

Guion: Una “honorable representante” afirma que consume marihuana todos los días, dejando al auditorio perplejo por la forma irreverente y burlesca con que se confiesa como adicta.

Actor principal: Susana Gómez Castaño, mejor conocida como Susana Boreal. perteneciente a la bancada del pacto histórico, partido de gobierno.

Ambientación: No acaba de iniciar la discusión en los medios sociales ante tal confesión cuando el Embajador de nuestro país en México Moisés Ninco, se solidarizó con Susana Boreal y afirma “Yo también soy usuario habitual de cannabis”, inmediatamente sale también a la palestra pública la falta de idoneidad de este personaje para ocupar ese importante cargo vital en las relaciones del país, especialmente ante la problemática común de los dos países como es el narcotráfico.

Al día siguiente en desarrollo de la audiencia José Miguel Quintana, un activista en asuntos del cannabis, tuvo la oportunidad de argumentar su postura, pero solo atinó a lanzar esta destemplada frase: “los marihuaneros somos los que vamos a hacer las leyes en Colombia”.


Ante este panorama nuestra reflexión:


¿Qué espera Colombia con representantes en el congreso que abiertamente confiesan que consumen drogas alucinógenas? ¿Es decir, llegan al Congreso bajo el efecto de sustancias psicoactivas o las consumen dentro del Legislativo y están aprobando las leyes estando en condiciones no óptimas para su desempeño?


¿Los partidos políticos no tienen normas de organización y no existe una exigencia en el comportamiento de los congresistas que fueron inicialmente seleccionados para una lista y quedaron elegidos por votación popular? Y el mismo Congreso de la República no cuenta con normas para el control de los representantes o senadores que ingresan al recinto a cumplir con una de las actividades más importantes como es integrar la rama legislativa, y les corresponde reformar la constitución política de Colombia, ¿hacer las leyes y ejercer el control político sobre el gobierno y la administración?


Los estudios sobre el uso de las drogas dan a conocer que quiénes las consumen tienen efectos en su comportamiento que desde luego puede ser equívoco, es decir, no el mejor, o no acertado en las decisiones que deben tomar.


Que deben estar pensando los que eligieron a estos congresistas que se ven envueltos en faltas que afectan su personalidad, comportamiento y decisiones que deben tomar en el cumplimiento de su función. Esta falta o comportamiento no normal, es un mal mensaje para toda la sociedad colombiana, que espera que quienes los representan en el Congreso de la República sean personas idóneas, bien preparadas, comprometidas con su labor y así mismo den buen testimonio o ejemplo de su comportamiento dentro y fuera del Parlamento.


Este comportamiento inadecuado podría asegurarse que es un engaño al pueblo colombiano, así como también hacer nombramientos en cargos públicos de personas que no están preparados para enfrentar los retos que demandan su desempeño.


Y aquí debemos resaltar como desde el mismo gobierno central se están haciendo nombramientos de personas que no cuentan con una formación o estudios que los lleven a hacer un buen trabajo en la función pública y de esta falencia estamos obligados a decir que las personas a realizar un trabajo apto y responsable deben tener el conocimiento básico-formativo para un desempeño eficiente.


¿De otra forma, y esto es un Ejemplo un profesional en medicina no puede ir a enfrentar una defensa como abogado y un ingeniero civil como va a hacer el trabajo de odontólogo? Y así podremos colocar muchos más ejemplos que difieren de otros oficios u ocupaciones que desde luego se podrían ejecutar con un mínimo de preparación o enseñanzas.


Al gobierno no se le puede olvidar que también es una imperfección o mal ejemplo nombrar en cargos públicos personas que no cuentan con una preparación y fuera de ello refieren antecedentes penales o están siendo procesados por la violación de normas penales. Además, no se está valorando la preparación y compromiso, con la razón de ser de nuestra nación.

10 visualizaciones0 comentarios
bottom of page