Porque SI a la Reforma tributaria Petro-Ocampo y NO a la Reforma tributaria Duque-Carrasquilla

Postillas de coyuntura - 021/22


Bogotá, agosto de 2022


 

Ha pasado poco más de un año, de la revuelta “pacífica” promovida entre muchos otros por el actual presidente, generador tras bambalinas del estallido social de un pueblo con hambre y protestando por una injusta e inoportuna reforma tributaria.


Hemos tratado de buscar argumentos que justifiquen porque hoy sí se debe aprobar una reforma tributaria, y no los encontramos.


Los técnicos del ministerio de hacienda desarrollaron juiciosamente una propuesta de reforma tributaria con los criterios estipulados por el brillante exministro Carrasquilla, y el resumen era cobrar más impuestos a los más ricos y aumentar la base de los contribuyentes, en consecuencia, más impuestos para todos.


Las huestes del pacto histórico trinaron con fuerza, no más impuestos, no más burocracia, no más corrupción, después de un año de pandemia no tiene presentación subir los impuestos.

El 8 de agosto del presente año, el ahora presidente Petro presenta por intermedio de su brillante ministro de hacienda Dr. Ocampo una nueva reforma tributaria desarrollada por los mismos técnicos del ministerio de hacienda con los criterios estipulados por el Dr. Ocampo, más y mayores impuestos para los más ricos, aumentó de la base de contribuyentes y más impuestos para todos.


Resulta muy curioso que los mismos técnicos, construyan dos reformas que satisfacen los criterios de dos ministros diferentes, pero más curioso aún es el resultado, empleando criterios técnicos y científicos y por caminos diferentes pero cercanos se elaboran dos propuestas cuyo resultado final es el mismo, más impuestos para todos los colombianos. Independientemente de la ciencia y lógica económica, es entendible y se busca equilibrar el sistema impositivo y no hay mecanismo o fórmula diferente para engrandecer las arcas y capacidad de un estado para efectuar el gasto público.


Pero…, las razones para no estar de acuerdo con la reforma Duque-Carrasquilla no han desaparecido, no más burocracia, no más corrupción, no más impuestos, no nos hemos recuperado de la pandemia, continúan.


La pregunta lógica que nos hacemos es: ¿Porque ahora SÍ?

Lo único que podemos vislumbrar, es un afán por hacer crecer el ingreso, para poder rápidamente gastar en el proyecto revolucionario del pacto histórico, que no es nada diferente a acabar con la industria petrolera, resquebrajar y minimizar la Fuerza Pública, acabar con el sistema de salud, paz total con curules en el legislativo para ELN, clan de golfo, entre otros a cualquier costo. Perdón social para delincuentes y narcotraficantes, no a la extradición, legalización de las drogas, inclusión en colegios de las cartillas mentirosas de la comisión de la verdad, y de género, promover el irrespeto a las instituciones y personalidades, igualdad a las malas, sin trabajar y sin méritos de los mis, los tus, los ustedes, los etc.


Las condiciones de Colombia de los últimos años no han cambiado y no van a cambiar con estas sus propuestas.


Entonces… cuando sería el momento

Una reforma tributaria, después de agotar los mecanismos legales que tiene el estado en cabeza de sus “ías”, donde los ciudadanos veamos acciones efectivas para controlar todas las maniobras de corrupción que se presentan en el País, una administración pública transparente y desburocratizada sería de mayor acogida y comprendida para el logro de los fines del estado social de derecho que nuestra constitución señala.


Colombia está en mora de cambiar el paradigma que ocultó tras bambalinas traemos, donde el buen administrador no es aquel que más hurte y no sea descubierto, sino es el que reduce el consumo y aumenta (mejora) la adquisición de bienes y servicios.


Cuando se de claridad al país de que ha pasado con los miles de millones de pesos supuestamente invertidos en las zonas menos favorecidas territorios indígenas, mega obras de infraestructura inconclusas.


En ese momento y con la “casa grande” en orden con toda seguridad que se podría proponer una reforma tributaria que el país acoja.

13 visualizaciones0 comentarios