top of page

“UNA DEMOCRACIA SOCIAL Y UN MANDATARIO DESUBICADO




El domingo 21 de abril, Colombia marcho para manifestar en clara acción legal su descontento a las decisiones de un “candidato” que se encuentra fungiendo como presidente y hablamos de decisiones porque para infortunio de los connacionales no tenemos gobierno, ni quien nos represente ante la comunidad internacional, hay un elegido que expresa su postura personal y subjetiva con relación a su  errado sesgo ideológico, el cual ha tratado desde todos los ámbitos y  escenarios políticos imponer sin ningún éxito, porque su incapacidad y egocentrismo lo han llevado a fracasar en todos ellos. 

 

Es totalmente evidente que sus acostumbradas y trilladas excusas, son utilizadas como una desgastada estrategia para desestimar lo que no es posible tapar con un solo dedo y deslegitimar la democracia que para su sesgo ideológico solo se aplica en forma irregular cuando le conviene, como en el caso de liberar delincuentes para pasar su navidad en la calle, para desautorizar y maltratar a instituciones como la fuerza pública a quienes tiene amenazados si cumplen con su deber o para sacar decretos para nacionalizar y emplear en su gabinete a extranjeros  catalogados como agitadores internacionales, entregar subsidios a extranjeros y descuidar los necesitados en nuestro país, subsidiar delincuentes y pagarles con un embozo de gestores de paz o para decretar a capricho un día cívico que ha sido el hazme reír por lo inoportuno, utilizándolo como cortina de humo para que los colombianos no salieran a la marcha convocada por sus lamentables actuaciones arbitrarias ¡ojo! No son gestiones porque no hay nada de dirección ni de gestión pública; contrario a esto discrimina a los colombianos, cada intervención genera desunión, maltrato verbal, irrespeto y desigualdad, que solamente existe en su ególatra ideal.

Estos precarios comportamientos de este decisor que está en la presidencia de Colombia, son los que han motivado la democracia del pueblo, quienes ya están cansados de escuchar sandeces e insolencias desde la Casa de Nariño.

Los ciudadanos en todas las ciudades protestaron portando pancartas, expresando con arengas su rechazo a las propuestas con relación a la reforma pensional, laboral y de salud.

 

Muchos de los marchantes vistiendo los uniformes de las entidades intervenidas del sector salud, manifestaban que la responsabilidad es del actual gobierno, que no ha pagado las millonarias deudas que tienen con la EPS y si las está interviniendo, violando el derecho al trabajo de sinnúmero de personas de quienes depende varias familias, que este era el gobierno del cambio pero para la destrucción del país, “Petro el cambio no es en reversa entienda”, era una de las consignas. 

 

De igual forma, las voces de inconformidad estaban exigiendo el juicio político, que se aplicara el artículo 109 de la Constitución Política, con base en la denuncia ante la Cámara de Representantes por los presuntos delitos en elecciones, por los dineros que financiaron la campaña electoral de Gustavo Petro, se registra que e n la ciudad de Montería las marchas llegaron hasta la casa del representante Wadith  Manzur, presidente de la Comisión de Acusación de la Cámara de Representantes, demandándole  cumplir con sus deberes  y presentar resultados sobre los hechos denunciados.

 

El inconformismo de las multitudes en diferentes ciudades del país, se expresó de varias formas con lenguaje fuerte como “Petro terrorista y congresistas bandidos, quieren destruir a Colombia” “Presidente del pacto de la picota” con vuvuzelas gritaban “fuera Petro”.

Los transportadores que se mantenían al margen, se unieron a la marcha por el incremento desmedido al precio de la gasolina y el diésel.

En el exterior también hubo manifestaciones y hasta la misma Confederación General del Trabajo-CGT, una de las principales centrales sindicales participo para manifestar su descontento con el “gobierno Petro”. 

 

Ante la evidencia y realidad de las multitudinarias marchas, el mandatario Petro, con arrogancia y belicosidad, subestimó la presencia de la ciudadanía en las calles y como buen socialista al mejor estilo chavista y de Maduro, calumnia a la sociedad colombiana creyéndose muy importante y elocuente para manifestar que es una estrategia para derrocarlo; por el contrario es un deber de la democracia social de exigir un juicio político y poner orden en cuanto a su legitimidad para permanecer en el cargo.

 

Cada una de sus intervenciones son irreverentes, en cuanto a las marchas no fue solo en Bogotá D.C. sino en Medellín, Cali, Bucaramanga, Pasto Barranquilla entre otras más y varios municipios pequeños, recibiendo como respuesta una invitación a las fuerzas populares el 1° de mayo en su apoyo, como se dijo anteriormente pues no es un presidente, es un candidato revolucionario que sigue convocando movilizaciones para que legitimen su ineptitud como gobernante que está totalmente desubicado, desconcierta su desfachatez.

 

Ante ese comportamiento, es importante que todos los colombianos reflexionemos en forma responsable, ¿qué es lo que debemos prevenir? el convocar a una marcha a las fuerzas populares para el 1  de mayo, no es otra cosa que una manifestación desesperada de impotencia ante su carente gestión como gobernante, evidenciando que actúa con interés individual parcializado y no como un presidente que debe escuchar las necesidades de todo un país, sin discriminación ideológica, política o de clase social.

 

Con este escenario y en su afán de no perder el poder, seguirá impulsando la constituyente, no sin aclarar que algunos comportamientos realizados en crear normas para poder actuar directamente en la intervención de las EPS, es una alerta para comenzar a prevenir   que las comunidades indígenas, los venezolanos con subsidios y nacionalizados y las comunidades  menos favorecidas, sean instrumentalizadas, forzadas e intimidadas por los grupos armados al margen de la ley o terroristas para captar votos y legalizar la constituyente. 

 

En este país tan manipulado políticamente, también debemos cuidarnos de aquellos oportunistas disfrazados de oveja, que en su momento fueron escuderos del actual gobierno y ahora aparecen como críticos moderados y tono conciliatorio como, Humberto De la calle o el Partido Verde, entre otros que siempre han pertenecido a los gobiernos de turno y ahora comienzan a fortalecer su interés político particular.

 

Finalmente reflexionemos ¿qué piensa hacer el gobierno nacional y el Congreso de la República para no dejar caer el sistema salud? ¿Cuál es la realidad en las deudas y pagos del gobierno a las EPS? ¿Cuál es el interés del gobierno de centralizar el sistema de salud? ¿Cuál es el interés del gobierno en hacer una constituyente si en campaña dijo que no lo haría?  ¿Qué está haciendo para controlar la evidente corrupción y derroche de dinero del actual gobierno? ¿Por qué hay tanta incoherencia y mentira en el discurso del candidato a sus decisiones ya como presidente? 

24 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page